ENGLISH

TALENTO TAPATÍO TRIUNFA EN AUSTIN

Por: Lilia Davis | Fotos: Four Seasons Hotel Austin

Abril Galindo nunca había considerado en hacer una carrera como chef, era una profesión que nunca había esperado, pero la vida misma la sorprendió.  Ella llegó a sobresalir por su talento y por su pasión por la cocina. Empezó sus experiencia culinaria en México pero después llegó a Estados Unidos, con la desventaja de no saber mucho inglés, lo que era un serio obstáculo que superar. Su tenacidad y la disciplina para salir adelante la ha llevado desde su natal Guadalajara hasta convertirse en la primera mujer mexicana Sous Chef Ejecutiva en el hotel Four Seasons en Austin,Texas, donde está dejando marca en el restaurante Live Oak con un sabor tapatío en sus menús.

Abril nos recibe para una entrevista una tarde lluviosa sentada en un  un café, (donde por cierto, llegué con la ropa mojada) y lo primero que noté fueron sus ojos negros, que hacen honor a las mujeres jaliscienses, tanto por su belleza y su inteligencia, así como por su vivacidad y bondad. Su tez es blanca perlada y es más alta que el promedio de mujeres mexicanas. Pude apreciar esto mientras que nos platicaba sobre qué la hizo cambiar sus planes de una carrera en medicina, su experiencia como chef en México y como inmigrante en Estados Unidos.

Quería ser doctora

Si le preguntas a Abril cómo empezó su pasión por la cocina, lo primero que te aclara es que – como el famoso chef Español de cocina molecular Ferrán Adriá en su biografía dice -” nadie en mi familia era chef o cocinero – no empecé con la tradición de haber cocinado con mis abuelas o mi mamá”. Al contrario, el papá de Abril es doctor, y ella quería estudiar medicina. Así que se preparó arduamente para el riguroso examen de admisión de la Universidad de Medicina en Guadalajara.

© 2018 Galdones Photography

© 2018 Galdones Photography

¿Por qué decidiste cambiar la escuela de medicina por la gastronomía?

Sabía que era muy difícil entrar a la Universidad de Medicina, así que mientras esperaba mis resultados, empecé a trabajar en restaurantes como una opción porque pensé: “si no me aceptan en la universidad, ¿qué voy a hacer?”

En los restaurantes empecé a probar otros sabores. Cuando probé por primera vez unos huevos florentinos, me supieron a gloria, no lo podía creer. En mi casa comíamos muy saludable, pero no éramos “foodies”. Así descubrí que la comida, el ambiente de los restaurantes, su velocidad y su creatividad, era donde yo quería estar y crecer profesionalmente. Pero mi meta era ser Gerente de Restaurante, no ser Chef.

Y al final, ¿pasaste el examen de Medicina?

Me llegaron los resultados de que me aceptaban en la universidad. Mis papás estaban felices. No sabia que hacer. Pero al final entendieron y estudié en la Universidad del Valle de México (Guadalajara campus) la carrera de Administración de (Hotelería) Artes Culinarios, con una  carrera asociada en Mercadotecnia

Hasta que un día durante mi trabajo de práctica profesional requerida por la universidad, la curiosidad por los sabores empezó a envolverme, al punto de  pedir permiso de trabajar – sin pago- en la cocina de la pastelería, en las noches, después de mis horas de trabajo. Me gustó tanto que al regresar a la universidad cambié mi enfoque de carrera en el arte culinario. Y así empezó todo.

Foto: Four Seasons Hotel Austin

Foto: Four Seasons Hotel Austin

¿Cuál piensas que ha sido la experiencia de trabajo que te haya ayudado a templar el carácter como chef?

Aprendí mucho trabajando en varios restaurantes en México y en especial el Four Seasons en Punta Mita, donde aprendí a conocer y cocinar los productos del mar. Pero una de mis experiencia profesionales importantes como chef fue en Estados Unidos en el hotel The Greenbriar en West Virginia.

Para empezar, no sabía mucho inglés, hacia equivocaciones, pensaba que iba a ser una cosa pero ¡me ponían a hacer otra! No entendía al pie de la letra todas las instrucciones en inglés, era un ambiente de intensa disciplina y muy estresante.

A veces en el trabajo no sabían cómo tratarme, era mujer y mexicana, en un ambiente donde por lo general los hombres sobresalen y estaba siempre con mucha presión. Fue todo un reto sobrevivir el primer año. Pero me ayudó mucho como chef, aprendí qué es lo que podía hacer, lo que debía mejorar y me puso a prueba para llegar al siguiente nivel.

© 2018 Galdones Photography

© 2018 Galdones Photography

¿Qué tanta libertad tienes para aportar tu sabor mexicano al diseñar el menú en los restaurantes de Four Seasons?

Empecé en el área de banquetes donde no tenía tanta libertad, porque era todo sobre pedido. Pero ya después he crecido en la empresa y ahora en el menú de Live Oaks por ejemplo, yo lo he diseñado ¡ese es mi menú!  Ahi le pongo un poquito de lo mío y de mis experiencias. Por ejemplo, las famosas las tortas ahogadas de Jalisco, o los huaraches de maíz azul, que les comparto la receta a continuación, es uno de los aperitivos favoritos en el menú.

Jalisco es famoso por sus plantaciones de henequén, y su producto el tequila, ¿lo usas como ingrediente en tus recetas?

Si, en Guadalajara, prácticamente cada familia tiene su producción de tequila en casa. (jajaja)  Y sí, claro que lo uso, hago una salsa con tequila muy buena, que iría bien con los camarones, por ejemplo.

INMIGRANTE EN ESTADOS UNIDOS

Llegaste a Estados Unidos como muchos de nosotros,con ganas de trabajar y si tenemos suerte, hacer lo que nos apasiona, ¿qué significa para ti ser inmigrante?

He tenido muchísima suerte de llegar a este país, de la mano de una gran persona como lo es el Chef Ejecutivo Elmar Prambs y una gran empresa como el Four Season, que me da un apoyo enorme desde que llegué a Austin. Ser inmigrante para mi es tratar de ser y dar lo mejor de ti, porque sólo tienes oportunidad de hacerlo una vez  ¡y ya!

¿Cómo afecta la continuidad en la cocina siendo una chef mexicana y supervisora de  ayudantes que hablan español?

Mucho, la gran mayoría del personal que trabaja conmigo son inmigrantes hispanos. Ayuda mucho al explicar todo en español a mi personal y que entiendan sin duda alguna mis instrucciones. No es que ellos no puedan desempeñar bien cualquier otro platillo continental, pero claro que ayuda mucho tener las mismas referencias culturales.

¿Qué aconsejarías a las personas inmigrantes que llegan a Estados Unidos que quieran trabajar en esta industria, en especial a las mujeres?

Quiero sobresaltar que una persona inmigrante ya sea con estudios o no, siempre tiene que trabajar mucho para sobresalir en un país extranjero como Estados Unidos. Puede ser fácil llegar aquí, pero mantenerse en el nivel de trabajo que deseas no lo es.

Aconsejo mucho que aprendan inglés, sobre todo si son mujeres, porque tienen que tener la disciplina, tenacidad y perseverancia para salir adelante en un mundo predominado no solo por los hombres, pero por la competencia, velocidad y claridad para desempeñar su trabajo de la mejor manera posible. Y tienen que tener también mucha pasión por lo que hacen.   

© 2018 Galdones Photography

© 2018 Galdones Photography

El teléfono timbra y Abril se disculpa. “Es de la cocina, tengo que contestar” dice Abril  y empieza a hablar en español por teléfono: “Sí, sí, “hibiscus” es jamaica, el rojo, sí. –  No, no lo hagas ahora, mejor mañana, lo haces fresco, No, ok. Gracias.” Al colgar, se voltea a verme y se despide, “mis disculpas pero tengo que seguir en la cocina Lilia. Un placer platicar contigo y ¡la Revista Mujer!”


Al terminar la entrevista pude constatar lo profundo que este país está conectado con la cultura y la comida mexicana gracias a estos talentos culinarios de esta nueva generación de mujeres inmigrantes profesionales como Abril Galindo que aportan mucho a esta industria en Estados Unidos, porque como dice Abril, ser inmigrante es “tratar de ser y dar lo mejor de ti, porque sólo tienes oportunidad de hacerlo una vez –  ¡y ya!”.

ENGLISH
Share: