Perfil

Alexandra Noboa – Abriendo camino a las mujeres en el béisbol

5a6f6354-2b88-4c81-aec6-d99d9f15adf9
ENGLISH

Por: Liliana Pérez

Alexandra Noboa es una joven atractiva y alegre, de mamá colombiana y padre dominicano, criada en Madison, Wisconsin, y amante del béisbol desde su infancia por influencia de su padre y de un primo de su padre, a quién llama tío. Alexandra viene abriéndose camino en poderosos equipos estadounidenses, en un mundo tan masculino como lo es el béisbol, y a su vez, cargando con una gran responsabilidad: la de estar abriéndole camino también a otras mujeres en ese, y por qué no, en otros terrenos.

Trabajó para Los Cardenales de San Luis (2016-2017) como traductora oficial, donde era la única latina laborando para el equipo. Fue también la única latina en el área de comunicaciones de Los Astros de Houston, mientras fue Coordinadora de Comunicaciones. Y aunque confiesa que no estaba buscando un siguiente paso todavía (apenas estaba por cumplir un año trabajando para Los Astros), cuenta que rápidamente la promovieron al Departamento de Operaciones con muchos retos por delante, para los que sabemos está preparada y desempeñará con altura.

Aquí les contamos lo que eso ha significado para Alexandra y lo que significa para nuestro género todo este esfuerzo titánico que hace esta mujer para contenerse y para abrir camino a otras mujeres en el mundo del béisbol.

José Altuve, Astros star. Photo: Eric Christian Smith/AP

José Altuve, Astros star. Photo: Eric Christian Smith/AP

Y hablando de béisbol, Los Astros de Houston han estado logrando grandes cosas últimamente. El equipo pertenece a una de las dos Ligas Mayores del país: la Liga Americana (American League). Y hacia el mes de octubre se juega la Serie Mundial, en la que se enfrentan el ganador de la Liga Americana y el de la Liga Nacional. Se han jugado 114 juegos de la Serie Mundial, de los cuales poco más de la mitad (66 juegos) han sido ganados por equipos de la Liga Americana. Los Yankees de Nueva York han jugado 40 de esos partidos y ganando 27. Son el equipo que más trofeos se ha llevado.

A pesar de ello, en 2017 Los Yankees fueron eliminados por Los Astros de Houston en la Serie de la Liga, y luego se llevaron el título de la Serie Mundial, con apenas su segunda aparición en ella. ¡Un par de logros sin precedentes para el equipo! Al año siguiente Los Astros lograron llegar por segundo año consecutivo a la final de la Liga Americana, pero perdieron contra los Medias Rojas de Boston, otro de los grandes, y por tanto no clasificaron a la Serie Mundial. A pesar de ello, con todos estos logros, el equipo se está posicionando entre los fuertes del momento.

Pero, ¿cómo llega Alexandra a Los Astros de Houston? Lo averiguamos a través de una entretenida entrevista con Alexandra en un café de Houston.

Las raíces latinas como inyección a su carrera

¿Cómo fue crecer en Madison, Wisconsin?

Mucho frío, risas! Una vida diferente a la que uno se va acostumbrando… solo hay tres meses de verano pero yo siempre iba a Colombia a pasarlo con la familia.

¿Qué significaba para ti ir a Colombia?

¡Me encantaba! Estar con mis primos… íbamos a Cali y a Bogotá. Para mi era espectacular, la comida, los dulces, las frunas, la Chocolatina Jet…

Yo crecí pensando que todos eran como yo. Fue en Middle School que me di cuenta de que éramos diferentes. En mi casa se hablaba español, mi mamá era muy estricta con la comida, no le gustaba la comida rápida, se comía muy casero… entonces cuando empecé a ir a las casas de mis amiguitas y me ofrecían comida, me empecé a dar cuenta de que éramos diferentes.

¿Y eso fue bueno o malo en ese momento para ti?

Ni bueno ni malo… Eran las costumbres latinas, de las mamás colombianas, que nos cuidan mucho… era simplemente distinto. Mis papás me contaron que cuando ellos llegaron en el 87-88 eran la única familia latina, ellos y otra familia con la que siguen siendo amigos. Era muy raro escuchar español en la calle… Ahora vas a Madison y en ciertos lugares escuchas más español. Ha ido cambiando mucho. Mi madre sigue ahí, es profesora en la Universidad.

¿Y también ibas a República Dominicana?

No, porque la familia de mi papá es muy pequeña, solo una hermana y la mamá. Entonces ellos se mudaron a Puerto Rico hace años, entonces iba mucho más a Puerto Rico y sigo yendo, ¡me encanta!

f460e926-043f-4963-88c6-74a5d9df524d

¿Crees que el tener algo de esa sangre latina ha influenciado tu carrera? El hecho de dominar los dos idiomas por ejemplo…

Demasiado. Todos mis trabajos los he conseguido por la parte bilingüe. Todos: en los equipos, en el MBL (Liga Mayor de Béisbol), antes de eso en la cadena W Radio en Miami y antes trabajaba como trabajadora social con niños porque requerían a alguien bilingüe. Obviamente mi preparación, mis estudios cuentan, pero el tener los dos idiomas fue fundamental.

Antes no sabía, pero es importante que las personas como yo, que tienen la oportunidad, puedan pulir el español y hablarlo perfecto. Porque hay muchos hispanohablantes que conversan bien, pero no saben escribir, no conocen bien la gramática, y así no sirve. Yo tomé clases de español avanzadas, de historia, de literatura en español y eso me ayudó con mi escritura.

Cómo el béisbol llega a su vida

¿Y de dónde viene ese amor por el béisbol?

Mi papá amaba el béisbol y un tío era jugador en República Dominicana, pero nunca firmó como profesional, pues el papá nunca quiso que se dedicara a eso… Cuando yo estaba haciendo mi Maestría en Periodismo Multimedia en Miami, me volví a conectar con él. Me iba a graduar y él me dijo que averiguara en la MBL porque podría haber un espacio para mi: mujeres latinas, que hablaran bien español, que supieran de béisbol. Y ahí empezó todo.

¿Recuerdas cuando estabas pequeña qué jugadores admirabas?

Claro, Pedro Martínez, Samy Sosa, especialmente, los dominicanos por la influencia de mi papá.

¿Jugaste béisbol alguna vez?

No, ¡nunca! Risas. Jugué voleibol y natación. Traté de jugar softbol pero eso nunca funcionó muy bien, ¡risas! Me gusta hacer ejercicio y comer sano, eso sí me quedó de mi mamá.

Alexandra nos comentaba que alrededor del 40% de los jugadores de las ligas profesionales de béisbol son extranjeros. Muchos vienen de República Dominicana, Venezuela, Cuba y Puerto Rico. Y hemos leído que en las ligas menores casi todos son latinos, pero solo hasta el 2016 la liga empezó a requerir que se contrataran traductores al español para ayudarles a los jugadores. Bajo esa fórmula fue como Alex llegó a Los Cardenales.

Vienes de trabajar con Los Cardenales de St. Luis. ¿Cómo fue trabajar ahí?

Muy duro. Su calendario era mi calendario, yo tenía un día libre al mes. Juegan desde el “día de apertura” (a finales de marzo o principios de abril) y apagan el último día de septiembre. Pero si el equipo pasa a la postemporada, siguen jugando todo el mes de octubre en la Serie Mundial.

The Houston Astros celebrating defeating the Cleveland Indians 11-3 in Game Three of the American League Division Series to advance to the American League Championship Series at Progressive Field on October 8, 2018 in Cleveland, Ohio. Click2houston.com

The Houston Astros celebrating defeating the Cleveland Indians 11-3 in Game Three of the American League Division Series to advance to the American League Championship Series at Progressive Field on October 8, 2018 in Cleveland, Ohio. Click2houston.com

¿Y con Los Astros? ¿Cómo fue llegar a un equipo que acababa de quedar campeón de la Serie Mundial, cómo era el ambiente?

Yo llegué al equipo y fue increíble la energía de llegar y ver un equipo que había ganado por primera vez la Serie Mundial en la historia del equipo, contra Los Indios de Cleveland, en tan sólo tres juegos. Se sentía un ambiente de confianza, donde los jugadores sentían que tenían mucho más control, y entendían mejor cómo funcionaba todo.

¿Qué sigue para Los Astros ahora?

Por ahora están en entrenamiento de primavera (del 13 de febrero al 24 de marzo) en West Palm Beach, FL y después viene el equipo a Houston el 25 y 26 de marzo a jugar dos juegos de exhibición contra los Piratas de Pittsburgh. Y de ahí ya empieza la temporada regular en Tampa Bay el 28 de marzo, contra Los Rayos de Tampa Bay y después sigue la locura. El día inaugural de la temporada en Minut Maid Park es el 5 de abril, que marca el primer día de la temporada aquí en casa. Se venden todos las entradas.

Curiosidades sobre los jugadores

¿Qué nos puedes contar sobre los jugadores, son esas súper estrellas inalcanzables o son humildes?

Hay una mezcla. Pero me di cuenta, más con Los Cardenales (porque estaba con ellos todo el día) que son gente normal, con las mismas necesidades, los mismos deseos de descansar… obviamente el estilo de vida te sorprende un poco porque juegan todos los días, viajan muchísimo, y cuando tienen un día libre o quieren descansar o hacer otra cosa, yo al principio pensaba “wow, qué extravagante” porque se iban a un restaurante o al centro comercial y se gastaban un montón de dinero. Pero después de un tiempo me di cuenta de que ellos solo tienen un día libre, entonces son tratando de maximizar todo, vivir al máximo, vivirlo intensamente.

¿Con eso en mente, cómo es entonces trabajar con ellos?

Yo como empleada del equipo no los puedo tratar como un externo. Debo comprenderlos más, ellos a veces me saludan, otras veces no… y yo no me debo tomar nada personal. Ellos son grandes estrellas, entonces en el terreno todo el mundo los observa. Como jugador, tienen mucha presión física y mental; por ejemplo, si un jugador no está jugando bien (no está bateando o lanzando bien) el entrenador viene y lo saca, y lo reemplaza por otra persona. Eso genera mucha presión. Es como si un día tu estás en tu escritorio, haciendo tu trabajo y viene tu jefe y te dice, párate y vete que viene otra persona.

La gente que no está en este medio, se olvida de las presiones a las que están sujetos ellos. Sus compañeros son sus compañeros pero también, su competencia o muchas veces sus familias no viven aquí porque no les dan visa o por otra razón. Esas son cosas muy difíciles de manejar y ellos tienen que dejar sus cosas personales a un lado para poder concentrarse en el terreno… no es fácil. No es excusa, pero entiendo el exceso en el que viven, tienen demasiada presión, poco tiempo para ellos, y cuando lo tienen es a vivir intensamente, y muchas veces llenando vacíos.

7d1038bb-1fbe-4256-af30-3a9e2d8c38ec

La mujer en el mundo del béisbol

¿Es preciso decir “las mujeres no tienen lugar en el béisbol”?

Antes no lo tenían, pero eso ha ido cambiando. Aunque no es como el baloncesto que hay mujeres que juegan ese deporte, el béisbol sigue siendo un deporte de hombres, como el fútbol americano. Entonces es difícil como mujer hacerse un camino. Pero con el tiempo uno va viendo que más mujeres entran, aunque casi siempre es como reporteras, o en comunicaciones y relaciones públicas, pero no ves una mujer como entrenadora física o coach. Perdón, creo que hay algún equipo que tiene entrenadoras físicas o asistentes que hacen masajes a los jugadores, pero lo que quiero decir es que hasta ahí llegan.

 

Nos comentabas sobre lo difícil que es trabajar en un mundo tan de hombres, donde te tienes que ganar permanentemente la confianza de los jugadores, pero al mismo tiempo trazar una línea para ganarte también su respeto. ¿Cómo es eso y cómo lo has logrado?

Mi posición en Los Cardenales era único, porque era la primera vez que unamujer viajaba con el equipo. Yo era la única presencia femenina que no fuera la esposa de un jugador. A veces me confundían cuando yo entraba al vestier, me miraban el carnet y decían “miembro de familia, sí, ve para allá” y yo tenía que decir, “no, yo estoy con el equipo”.

Fue difícil para mi porque sentía que estaba invadiendo su espacio, me sentía incómoda en su vestier… y para ellos tenerme ahí también lo era, porque no confiaban en mi, pensaban que era una reportera. Pero cuando empezaron a ver que siempre estaba en los aviones con ellos, en los viajes, entendieron que era parte del equipo y vieron que yo trabajaba de cerca con Carlos Martínez, el lanzador que no hablaba inglés entonces necesitaba traducción simultánea, y a él lo respetaban mucho porque era muy buen lanzador. Al ver que él confiaba en mi, los demás fueron entendiendo mi rol.

También, me tenían un poco de miedo, porque no sabían interactuar conmigo, si me hablaban debían cuidarse de que no se fuera a mal interpretar como si me estuvieran coqueteando, porque de hacerlo, su carrera se terminaría. Entonces era un tema muy difícil. Los primeros meses, se notaba mi presencia, pero nadie me hablaba, me la pasé muy sola. Me evitaban, por ejemplo en el bus, preferían sentarse dos hombres grandotes en una fila uno al lado del otro, antes de sentarse al lado mío.

¿Qué has aprendido con todas estas experiencias?

Aprendí a estar sola. Aprendí a tener ojos encima, y a no sentirme incómoda con eso. A no intimidarme fácil, a sentirme en confianza, como ser humano y como mujer. A ser observada. A creer en mi, y pensar “ok, tengo 40 ojos encima pero estoy aquí porque me lo merezco, porque tengo las credenciales y estoy haciendo mi trabajo”. A trabajar entre hombres, y a manejar las tensiones, porque si mi jefe es hombre yo no puedo llegar a decirle a él “oye me siento incómoda por esto o lo otro, o me resulta incómodo entrar al vestier cuando se están cambiando”, porque entonces él va a decir “bueno, entonces vamos a darle el trabajo a un hombre”.

¡Qué importante! Tienes la responsabilidad de hacer bien tu trabajo no solo por ti, sino por otras mujeres…

Sí, tengo una responsabilidad con otras mujeres porque estoy abriendo camino. Es una línea muy difícil, tratar de no ser débil en frente de mis jefes, pero también hacerme respetar frente a los jugadores. Además, no estoy casada, ahora tengo novio, pero en el trabajo debo trazar una raya muy clara para dejar saber que no estoy ahí buscando marido… porque es lo que muchas veces piensan de las reporteras.

21c07bb3-ea5a-4be4-a027-d59e00cd6f9b

¿Cómo te ganas ese respeto, cómo trazas esa raya?

Haciendo mi trabajo. Yo soy muy sociable y muy animada, pero tengo que estar muy consciente de cuál es el espacio para eso. Porque por ejemplo, si estoy hablando con un jugador y me río, puede verse como que estamos coqueteando. Entonces toca saber navegar en el vestiery cuidar cómo yo interactúo con ellos. A veces no puedo ser natural, yo misa, tengo que ser estricta, y es tensionante, estar todo el tiempo consciente de qué se podría pensar de lo que estoy haciendo, cómo podría percibirse alguna actitud mía… es un poco triste decirlo, pero como mujer siempre te están vigilando.

¿Alguna mala experiencia?

No, realmente no. Simples comentarios que uno escucha a veces, como “las mujeres no tienen espacio aquí en el béisbol, están buscando marido o están aquí para distraer a los hombres…”. Pero son uno o dos los que tienen esa mentalidad.

¿Y los coqueteos?

Van a pasar. Y pasan. Pero yo tengo que elegir: voy a ser novia de uno de estos hombres o escojo mi carrera. Yo tengo una responsabilidad no solo conmigo misma, sino con otras mujeres, porque hace como dos años una reportera se metía con todos los jugadores, y dañó el nombre de todas las mujeres. Aquí estoy yo ahora y tengo que dejarlo en alto. Entonces no puedo vestirme muy llamativa o ponerme tacones, aunque quiera… mantengo mi distancia, casi nunca saludo, y a veces me dicen “¿por qué eres tan seria?”, pero me toca ser así.

¡Uf! Estoy agotada de solo oírte. ¿Qué haces para liberar tanta tensión?

Me encanta cocinar. ¡Y tomar vino! Risas. Me encantan mis días libres cuando puedo ser yo misma, sin medirme tanto y vestirme como quiera.

855fade7-503a-4216-bf5b-8c3636f35d72 (1)
¿Cuando no estás metida en el beisbol qué haces, algún hobby?

Me encanta el vino, llegar a la casa y servirme una copa de vino, mientras cocino algo, por ejemplo una pasta, desde hacer la salsa fresca. También me gusta ir a cine, y me encanta bailar, hacer algún ejercicio con música, como Zumba… ¡me gusta mucho! Me pone la mente en blanco y no pienso en nada más.

¿Qué mensaje quisieras dejar ahí afuera?

Tener confianza en tí misma. Me da mucha seguridad oír cosas que me dicen como “oye Alex, te navegas muy bien en esta posición”, eso me anima a tener más esa confianza, que es muy importante para sostenerte en posiciones como ésta.


Tras nuestra charla, me llevo la sensación de que Alex está inventando una manera en que la mujer puede abrirse espacio en un mundo tan tradicionalmente de hombres como el béisbol. La dificultad de labrar un camino nuevo para las mujeres por primera vez lo está viviendo Alex en carne propia. No hay muchas más que estén haciéndolo. Y como cualquier otra cosa que se hace por primera vez, existe mucha tensión y presión, pero creo que Alex lo está haciendo bastante bien.

La prueba está en que en semanas pasadas me dio la gran noticia de que fue ascendida a Manager of Baseball Administration (Gerente Administrativa de Béisbol) en el Departamento de Operaciones de Los Astros de Houston, trabajando directamente con el Presidente y el Gerente General del Equipo, Jeff Luhnow. ¡Bravo Alex!

Estamos orgullosas y sobre todo muy emocionadas por el gran legado que muy a tu estilo profesional y contenido, estás dejando a las mujeres en escenarios como éste. Hoy es el béisbol desde las oficinas, mañana puede ser por qué no, el fútbol americano desde las canchas. Por lo pronto, nos concentramos en desearle suerte a Alex y a Los Astros!

Quisimos celebrar esta historia y cada vez más son más las voces que están replicando el gran trabajo que está haciendo Alex. A esta entrevista en La Revista Mujer, se suma su reciente galardón entregado por Solo Mujeres Magazine como Tributo a la Mujer Latina. Una vez más, ¡felicitaciones!, y que todos estos reconocimientos a tu historia sean un impulso más y un amuleto de fortaleza para seguir haciendo más “homeruns”  (carreras) en pro del empoderamiento femenino.

 

ENGLISH
Share: