Perfil

Cynthia Sheridan y Lorena Rodríguez

depetra

De Petra: una historia de convicción, valentía y mucha magia

Por Liliana Pérez Coymat

Cynthia y Lorena, las dos hermanas detrás de las joyas De Petra, empezaron de cero y hoy han creado una marca que ha estado en las tiendas y catálogos de Anthropologie, en las páginas de Vogue y ha creado algo místico entre las mujeres que usan sus joyas. REVISTA MUJER estuvo en su taller en Houston y conoció la razón de su magia.

depetra2

¿Cómo fue crecer en México?

Cynthia: Crecimos en una casa muy bohemia, en Tlalpan, cerca a Cuernavaca. Es una ciudad muy antigua de una arquitectura preciosa. Mi papá era una persona muy intelectual, entonces en la casa siempre había gente. Ponzanelli, un escultor italiano muy famoso, era muy cercano a mi padre y le regaló El Despertar, una de sus esculturas. Diego Rosales, discípulo de Diego Rivera, se considera de los últimos muralistas de México, también le regaló un cuadro.

Lorena: Íbamos a casas de fotógrafos y pintores… estábamos siempre expuestas al arte y a la cultura. Después nos fuimos a vivir a Guanajuato, una ciudad colonial, preciosa, muy cultural, donde hacen cada año el Festival Internacional Cervantino al que viene gente de todo el mundo. Íbamos a todas las obras de teatro de Ana Frank, al Ballet de Kiev… era un ambiente que te inspiraba.

¿Tomaron clases de arte?

Cynthia: Desde chicas siempre estuvimos tomando clases de teatro, de pintura, de escultura… Guanajuato era un melting pot de artistas, gente muy sencilla pero de un nivel artístico reconocido.

Lorena: Éramos muy creativas cada una en lo suyo. A Cynthia le encantaba escuchar música y la pintura, yo era el fashion y las joyas; siempre estaba creando algo, me hacía mi propia joyería y vestidos…

¿Qué las trajo a Estados Unidos?
Cynthia: Terminé la escuela en Guanajuato y yo quería estudiar arquitectura. Pero a los dieciséis años conocí a mi ex esposo, un pintor mexicano que vivía en Houston, me vine a vivir con él en el 1991, me casé e hice una vida aquí. A los veintitrés años me divorcié, pero me quedé aquí. Siempre seguí pintando… mi sueño era ser una pintora famosa.

Lorena: Yo estudié diseño de interiores en México, pero no acabé porque en una venida a Houston conocí a mi esposo, me quedé, me casé y tuve a mis hijos. Me dediqué a ellos, pero siempre seguía haciendo cosas como pulseritas y otras cosas.

depetra3

¿Cómo deciden montar una joyería?

Cynthia: Nuestra otra hermana, Marcia, fue quien nos abrió la puerta a la joyería. Ella trabajaba con una joyera y yo les empecé a ayudar. Marcia se va a México, entonces la señora me ofrece su trabajo, pero yo quería hacer cosas diferentes y ella me decía que yo no sabía hacer joyas. Era el 2008, la economía estaba horrible, Lorena vivía conmigo con sus dos hijos, pues su esposo se tuvo que ir a México… fue una época muy difícil. Un día le dije a Lorena: “Oye, me pagan $15 la hora, estoy trabajando para llenar el tanque ¿Por qué no empezamos a hacer joyería?”. Abrimos una tienda en Etsy.com, empezamos a vender y nos empiezan a invitar a ferias.

Lorena: La primera vez que fuimos a una feria fue después del huracán Ike, en una galería de arte cerca de Montrose. No teníamos dinero para comprar displays para exhibir las joyas, entonces nos fuimos por Allen Parkway por ramas secas y troncos y compramos unas piedras en Spec’s. En ese tiempo nadie hacía nada así, todos compraban lo mismo, entonces fue muy llamativo. ¡Así nos empezamos a ir para arriba!

Cynthia: La siguiente feria fue la que realmente nos expuso aquí en Houston. Con mucho trabajo conseguimos los 400 dólares para poder participar.

Lorena: Yo tenía siempre temor porque era comprar material o pagar para participar en una feria, pero mi hermana siempre me decía: “Lorena, el que no arriesga no gana”. Teníamos una camioneta destartalada (las dos ríen!)… todas llegaban con sus BMW, Volvo y nosotros bajábamos de esa camioneta con cubetas… nos miraban como “¿Y éstas qué traen, basura?”. Pero cuando armábamos el display todo el mundo se quedaba mirando como “wow!”. ¡Ese día hicimos sold out y vendimos como 4,000 dólares!

¡Qué bien! Es que De Petra tiene un estilo muy único, ¿Cómo lo definen?

Cynthia: Muy orgánico, primitivo, pero moderno y ecléctico. De Petra promete uniqueness, individualidad y feminidad. Nos encanta la mujer fuerte pero femenina. Esta pieza no te va a dar valor, va a exaltar lo que ya eres. Incluso tenemos el hashtag #SisterhoodOfTheCosmicEye porque te conecta con el universo, con el cosmos, con la naturaleza y con la humanidad.

Lorena: Es para una mujer camaleónica, que puede ser bohemia, pero también roquera, conservadora pero moderna. Además De Petra genera amistades del alma…

Cynthia: Por eso no nos gusta llamar a las clientas simplemente clientas, porque nos gusta saber quién es la mujer que va a portar De Petra. Con la mayoría hacemos amistad, es parte de nuestra compañía.

¿Cómo es eso de las amistades del alma y la mística detrás de las joyas De Petra?

Cynthia: Pues siempre De Petra nos ha conectado con gente muy interesante, con lugares muy interesantes, siempre hay algo como místico. De Petra conecta a la mujer.

Lorena: Y no es sólo una cliente, son varias que vienen y nos dicen: “Es que De Petra tiene algo, estaba en este lugar y de repente hice un amigo”, como que atrae, llama la atención.

Cynthia: Nuestra amiga Jossie por ejemplo, tenía un pouch y una mala De Petra y fue a México al concierto de Juan Gabriel (semanas antes de que muriera). Y en un restaurante en Puebla se lo encuentra y se le acerca Juan Gabriel y le dice: “Oye te vi en el concierto usando esa joyería” y ¡la invitó a comer chiles en nogada!

Lorena: Ella nos decía: “¡Oye, ya entendí, siempre que llevo De Petra se me acerca alguien interesante!”. Y así fue como conocimos a Anthropologie.

depetra4

¿Cómo fue eso?

Lorena: Una amiga en una de las ferias nos pidió un intercambio de suéteres que ella hacía por joyería para ella. No sabíamos bien quién era pues vivía en Nueva Orleans. En otra ocasión nos contó que había estado en la casa matriz de Anthropologie y que todos se habían vuelto locos con las joyas. Después me escribe un e-mail invitándonos a Nueva Orleans, ese mismo día, porque todos los compradores de Anthropologie iban para allá después de Katrina para apoyar un proyecto con artistas locales.

Cynthia: No teníamos en qué irnos, entonces rentamos un coche y nos fuimos. ¡Tocaba aprovechar esas oportunidades! Esa noche nuestra amiga nos organizó un trunk show y fue mucha gente… Unos días después nos llega un e-mail de Anthropologie y nos pide quince piezas. Después nos hace un pedido de cien, luego uno mil y ¡otro de ocho mil piezas!

Fue una época emocionante, pero a la vez difícil para las hermanas de De Petra, no sólo porque no tenían capital para hacer la inversión inicial, sino porque cada pieza era hecha a mano por ellas dos, lo que significaba largas horas de trabajo. Pero como por arte de magia pudieron conseguir los treinta mil dólares que necesitaban para hacer la inversión del material y personal de apoyo para la producción.

Ya han llegado lejos ¿A dónde quieren llevar su negocio, cuál es el sueño?

Lorena: Mi sueño es estar en boutiques en Nueva York, París y un día estar en portadas de grandes revistas.

Cynthia: Yo quiero que De Petra llegue a ser un estilo que marque tendencias. Que cuando yo no exista la marca siga siendo una casa como lo hicieron Chanel, Cartier, Etro, Valentino; que alguien siga diseñando nuestro estilo. Si me voy 50 años al futuro, así quisiera ver a De Petra.

¿Y qué mensaje le dejan a jóvenes latinas que quisieran empezar su propio negocio?

Cynthia: Todo empieza con un sueño y con una visión. Si creen en ella que la sigan, sin importar que encuentren apoyo o no. Es el mejor mensaje que les puedo dar, porque es lo que pasó con nosotros. Nos decían “no”, “tengan un trabajo real”, “no van a llegar”, pero yo tenía ese sueño y mi hermana igual, y pasó. Y como mujer latina en este país, estamos viviendo un momento muy importante, porque se nos está dando más respeto, sin importar de dónde vengas, se nos están abriendo espacios que antes no imaginábamos posibles. ¡Así que sigan su sueño!

Lorena:  Siempre decimos que “no hay nada más importante que creer en ti mismo, porque mucha gente te dirá que no, entonces hay que creer”. A nosotros nos cerraron puertas pero siempre creímos en nosotras.

PULL QUOTE

Con De Petra queremos enfatizar que nada es perfecto y que está bien tener imperfecciones. Por eso dejamos hilitos, cositas que no son perfectas, es un mensaje que queremos enviar. La mujer no es la mujer que ves en revistas, la mujer real tiene curvas, arrugas, flacura, gordura, cada quien es imperfecto y debemos aceptarnos como somos.

Más información:

Lectoras de REVISTA MUJER podrán obtener el 20% de descuento al comprar online en www.depetra.com usando el código: depetra20

FB: @depetraartinjewelry
Twitter: @de_petra
Instagram: @DePetra
Pinterest: De Petra

Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *