07E17AA879E84A3D98B5BB4707625079
ENGLISH

Todos sonreímos en el mismo idioma

La Dra. Ana Torres es dentista, bióloga y deportista originaria de Puerto Rico. Dejó su carrera de bióloga por seguir su pasión por ser dentista y lo ha logrado con éxito. Ella piensa convincentemente que una sonrisa hermosa y saludable te hace sentir confianza en tí misma desde el momento en que sales de su consultorio y para el resto de tu vida. Ahora en Austin, Texas Ana ha logrado su sueño: tener su propio consultorio: Dental Salon. Ella piensa que un paciente bien informado, es un paciente feliz, y su lista de pacientes satisfechos sigue creciendo.   

Ana nació en Isabela, Puerto Rico, un pueblo en la playa al noroeste de San Juan y de niña siempre le gustó el deporte. Recibió una beca por el volibol para estudiar la carrera de Biología en la Universidad de Puerto Rico. Pero Ana siempre quiso ser dentista. Nadie en su familia es médico, pero tiene una tía que era química y la admira mucho. La recuerda con su chaqueta blanca, siempre la veía estudiando y piensa que ella fue su mayor influencia para seguir la carrera de dentista

Ana llegó a Estados Unidos por motivo del trabajo de su esposo. Cuando llegó a Chicago, trató de realizar su sueño de ser dentista y lo logró en la Universidad de Illinois en Chicago, donde obtuvo su D.D.S. en 2004 por la UIC Facultad de Odontología. Después de doce años Ana y su esposo llegaron a Austin Texas. Ya estando en Austin, Ana anotó otro punto en su carrera, tener su propio consultorio: Dental Salon. Ana Torres nos habla de su carrera como dentista y la importancia de crear hábitos saludables de higiene bucal desde niños hasta adultos.

Cuando llegué a entrevistar a Ana, no me esperaba una mujer alta, atlética. Su energía y actitud alegre te hacen sentir como si estuviera lista para el siguiente juego de deportes. Cuenta con una gran sonrisa – perfecta – te hace sentir como que estás en su equipo desde el primer instante. Llevaba un atuendo juvenil con jeans y saco negro, contrastando con una camiseta blanca que llevaba un dibujo de una muela enorme, con lentejuelas doradas, demostrando su buen humor y actitud juvenil. En otras palabras, una dentista con estilo.

Ana, ¿tuviste algún obstáculo que superar para estudiar la universidad en Estados Unidos?

Estudié un año de odontología en Puerto Rico, pero cuando hice mi solicitud a la escuela de odontología en la Universidad de Chicago me aceptaron, pero con la condición de que empezara todo otra vez. ¡Así que tuve que repetir el primer año! No me importó ya que sabia que seria un repaso para reforzar lo que ya había estudiado.

¿Has estudiado o piensas estudiar alguna especialización?

Quiero tomar cursos para poder tratar pacientes con la necesidad de tratamiento de ortodoncia. En estos momentos soy proveedora de Invisalign y al igual siempre estoy tomando cursos para seguir aprendiendo. Eso es una de las cosas bonitas de esta carrera además de poder ayudar a las personas con su salud oral, siempre uno está aprendiendo algo nuevo.

¿Cómo llegaron a Texas?

Poco después de nacer mi hija Isabel, el trabajo de mi esposo con la empresa Motorola en Chicago lo manda a Austin y decidimos dejar Chicago donde vivimos 12 años. Pensamos que Austin era una mejor opción para que nuestra hija creciera en un clima más cálido.  

432E4F073A374BF2A4DFCC8E8A8AD9B7EL VOLEIBOL

Cambiemos de cancha y hablemos de tu pasión por el voleibol, ¿cómo te ayuda en tu vida diaria?

La disciplina deportiva del voleibol me inculca a enfocarme en mis objetivos y lograrlos, lo mismo me ayuda y lo aplico cuando estoy haciendo un tratamiento oral en mis pacientes. Planeo mi dirección de ataque, o estrategia para obtener la mejor defensa o cuidado para mis pacientes.

¿Cómo te ayuda esta disciplina con las personas que trabajan contigo?

Esto me ayuda también en cómo llevar mi trabajo con el personal con el que tengo la fortuna de trabajar en mi consultorio. En el voleibol aprendí a jugar en equipo. Cada quien tiene su responsabilidad, pero todas trabajamos con una misma finalidad. Lo mismo con mis ayudantes en la oficina. Además somos seis como un equipo de voleibol: un pasador, dos centrales, tres recibidores y uno libre (risas)

¿Ana, qué distingue tu consultorio de dentista de los demás?

Mi consulta va más allá de solo limpiar los dientes y hacerles una sonrisa más blanca. Para mi es muy importantes el trato que damos a los pacientes. El equipo, la medicina, los cepillos para los dientes pueden ser los mismos en todos lados, pero el trato personal que les damos a nuestros pacientes los hace sentir que realmente nos interesa su bienestar y es lo que los hace regresar. 

¿Qué nos recomiendas para mejorar nuestra salud dental?

Pienso que hay muchas cosas que puedes hacer, pero mejor me enfoqué en dar una lista de algunas cosas que NO debes hacer para cuidar tu higiene dental. Aquí la comparto con ustedes.


EL432E4F073A374BF2A4DFCC8E8A8AD9B7IMINA 8  HÁBITOS QUE DAŇAN NUESTROS DIENTES

Por. Dra. Ana Reyes

Durante el transcurso del día usamos nuestros dientes para muchas cosas más que masticar nuestros alimentos. También tenemos el hábito de comer alimentos que aparentemente son saludables, pero dañan a nuestros dientes más de lo que te imaginas. Elimina estos hábitos y ¡verás tú misma los resultados!  

No 1 . Usar tus dientes como herramientas.

Por ejemplo para abrir bolsas de plástico, de papitas fritas, arrancar las etiquetas plásticas de precios de las prendas de la ropa, papas fritas, o destapar un bote de esmalte de uñas. Esto puede hacer que el borde de un diente debilitado se rompa o incluso se fracture.

No 2. Masticar el hielo de tus bebidas.  

Cuando terminas la bebida, y empiezas a masticar y masticar los hielos. ¿Cuál es el daño? La fragilidad y la temperatura fría de los cubitos de hielo pueden hacer que los dientes se fracturen. Pueden causar grietas microscópicas en la superficie del esmalte, lo que podría llevar a problemas dentales más grandes con el tiempo.

No. 3. Comer los granos de las palomitas (popcorn)  

¿Por quė eliminarlo? Los granos de palomitas de maíz, también pueden poner una tensión indebida en un diente y causar su fractura. También pueden causar infección de las encías, al quedar atorado entre las encías y no removerlo a su tiempo debido.

No. 4. Comer vitaminas en gomitas. ¿Por quė?  

Por ser gomitas pegajosas estas se quedan más fácil entre los dientes. Y además estas vitaminas tienen azúcar. Los dientes de los niños de por si tienen espacios entre ellos, lo cual es más fácil que se queden entre dientes y a la larga causan caries si no son removidas con hilo dental.

No. 5  Beber Sodas.

Si no quieres dejar de beberlas, entonces toma sorbos de soda con un popote (straw) para minimizar la exposición a los dientes. La acidez de estos líquidos afecta el esmalte y por ende causa caries. Asegúrate de que el popote (straw) descanse hacia la parte posterior de la boca, no apoyada contra sus dientes. De esta manera el líquido va directo a tu garganta y no dañas los dientes con esta soda ácida.

No. 6  Rechinar los dientes.

No importa a qué horas del dia lo hagas, tus dientes se desgastan. Aunque esto puede ser causado por una serie de razones diferentes, entre ellas el estrés y la ansiedad, es más probable que se deba a una mordida anormal o a dientes torcidos. Hay que corregir usando un protector bucal para no rechinar los dientes durante la noche. Lo primero es estar consciente de lo que haces. ¡Y no hacerlo!

No. 7. Comer antojitos (sancks) antes de dormirse.

Es recomendable no comer nada despuės de lavarte los dientes en la noche. Nada de regresar a la cocina para ese último “snack” del día. Aunque te vuelvas a lavar los dientes rápidamente antes de dormir, no quedan igual de limpios.

No. 8. Usar un cepillo de dientes de cerdas duras.

Algunas personas piensan que cuanto más firme sea el cepillo de dientes, mejor. Esto no es así, especialmente para los adultos mayores. Con la edad, las encías retroceden y las raíces de los dientes quedan expuestas, lo que a menudo aumenta la sensibilidad. Un cepillo con cerdas demasiado firmes puede irritar las encías y dar lugar a dientes sensibles. También pueden desgastar el esmalte y por ende causar sensibilidad.

Recuerda: “No son los años en tu vida, pero la vida que le das a tus años”, es un dicho que se puede asociar con los dientes.  

Para mayor información vista a la Dra Torres en   https://www.mydentalsalon.com


58ED512543104C0D93F1C67345984C0CBio

Torres creció en Isabela, Puerto Rico. Se graduó Magna Cum Laude con una licenciatura en biología de la Universidad de Puerto Rico en Mayagüez.  Después de casarse y mudarse a Chicago, realiza su sueño de ser dentista en la Universidad de Illinois en Chicago, donde obtuvo su D.D.S .en 2004 por la UIC Facultad de Odontología. Ana siempre tuvo el sueño de abrir su propia práctica y establecer un ejemplo para su hija el cual hizo realidad en 2016. En su tiempo libre disfruta del aire libre, juega al tenis, monta en bicicleta con su hija y su esposo, viaja, organiza fiestas en su vecindario y piensa que ¡todos sonreímos en el mismo idioma!

 

ENGLISH
Share: