Foto: Andrés Martínez

ENGLISH

DESDE LA HABANA, UNA ARTISTA VOLANDO ALTO

Hermosa y talentosa cantautora, actriz y pianista clásica que llega desde La Habana a Estados Unidos para querer expandir su música y se ha quedado aquí conquistando con su talento en pleno florecer. Nieta de Carlos Fariñas, uno de los grandes compositores de la Vanguardia en la música contemporánea de Cuba. Recibió premio como Mejor Actriz Visitante en el Teatro Hispano en Nueva York 2017. Fue de los artistas escogidos para la apertura del Havana World Music 2018 (Festival Internacional de Música en Habana). Se expresa sobre su familia musical, el proceso de componer su música, la música cubana fuera de Cuba, como en Japón, México, Miami y hasta McAllen, Texas y sus recientes logros en el teatro.

Entrevistamos a Gretell poco a poco durante varios meses, debido a su ocupada agenda de compromisos en tres ciudades diferentes: Miami, Nueva York y La Habana. Sin embargo, ella nunca se olvidó de la Revista Mujer, de la cual es fan, así como nosotros de ella, desde que la conocimos por primera vez en su actuación en McAllen, Texas durante los premios José Martí 2015. Aquí nos cuenta.

Foto: Andrés Martínez

Foto: Andrés Martínez

FAMILIA MUSICAL

Gretell, ¿cómo fue crecer constantemente alrededor de la música?

Crecí en una familia con una sólida base musical con importantes representantes de la historia musical de mi país. Mi abuelo Carlos Fariñas fue uno de los compositores de la Vanguardia cubana, en el ámbito de la música clásica, de los primeros en experimentar la música electroacústica y su obra es muy importante dentro de la historia musical cubana de siglo XX. Mi tío abuelo, Manuel Duchesne Cuzán, director y uno de los fundadores de la Orquesta Sinfónica Nacional, llevó a cabo toda la música de esa Vanguardia. En su conmemoración le han dedicado un bello sello postal nacional en Cuba en 2010. Por otra parte, siempre viví con mi tía abuela Marina Duchesne Cuzán (Nina), fue pianista concertista, aún hoy con 85 años toca el piano y mi abuela Concepción Duchesne Cuzán fue pianista, bailarina, periodista y pedagoga.

¿Llegaste a estudiar con tu abuelo Carlos Fariñas?

Cuando tenía 16 años mi abuelo murió sorpresivamente. De niña no tenía conciencia de lo mucho que podía haber aprendido con él. Me hubiera gustado aprovecharlo más en el plano personal, así como, al menos, poder tener sus respuestas a las muchas preguntas que ahora tengo sobre música y composición específicamente y que me hubiera encantado poder intercambiar con él. A veces fantaseo con la idea de que está y me escucha. A veces siento en mi música alguna huella de su feeling, me lo ha dicho mi madre en alguna ocasión. No sé cómo hubiera sido su criterio en cuanto a mi trabajo, ni cómo me sentiría yo bajo su influencia, su tutela o su mano de abuelo, simplemente. No sé cómo lo llevaríamos y es un vacío irreparable el que me deja.

Foto: Andrés Martínez

Foto: Andrés Martínez

COMPOSITORA

¿Cuándo empiezas tu proceso en la composición y en la interpretación?

Comencé desde los siete años a estudiar piano clásico en el Conservatorio y cuando se estudia música, lo más natural del proceso, es el desarrollo de la interpretación. Es algo tan natural que deja de ser una inquietud. Con la composición es una búsqueda, preguntas constantes que tendrán todas las respuestas que seas capaz de imaginar, crear y llevar a la “realidad sonora”. Lo que va resultando de esa inquietud, es lo que hace tan adictiva la composición y mucho más cuando se mezcla con la interpretación de la misma. Cuando compongo no analizo tanto, me concentro en traducirme, que es como veo el proceso de “sacar” lo que está en mi cabeza. Luego es interesante verlo “desde afuera” y reconocer el goce de esa gran responsabilidad que me impone hacer mi música.

¿Qué es lo que más te da satisfacción de estas dos actividades?

El escuchar y transmitir al público la música que uno mismo crea, que la gente se apodere de tu lenguaje, de tus melodías y lo lleven a su dimensión es muy enriquecedor para mí, como músico y como persona.También, que tu música sea reflejo de la visión de una generación, de tu tiempo y de tu cultura, tanto musicalmente, como sociológicamente, queriéndolo, o sin querer, uno está exponiendo un resultado de ese tiempo, así como del que nos antecedió, para generar un tiempo nuevo, transformado, la música del presente que será futuro.Lo que nos identificará en este mundo de iguales con diferencias.

Foto: Andrés Martínez

Foto: Andrés Martínez

¿Tú escribes todas tus canciones?

Escribo todas mis canciones, también acepto el camino por donde lleguen. Al principio escribía sola, sólo para mí, guardaba mis canciones en un rincón, como digo en mi canción “Iguales”, una de las primeras que escribí que fue el detonante de toda mi carrera como cantautora en 2009 cuando se abrió mi caja de Pandora. Después comencé a compartir ese espacio y a “dejar entrar” a ciertas personas, amigos, artistas con los que fui teniendo mucho en común y de manera natural comenzaron las colaboraciones y las coautorías. Para mí, la composición es un rincón muy íntimo de la geografía personal, es un espacio en el que estás completamente desnudo ante el mundo, mostrando la mejor versión que seas capaz de construir de sí mismo.

¿Has hecho adaptaciones de canciones de otros autores para darles tu toque personal?

La empatía y el disfrute al interpretar lo descubrí mucho antes de componer. Por tanto, me fascina cantar música que no he compuesto yo. He tenido el placer de hacer mis versiones de canciones de Sting, Fito Páez, The Beatles, Bill Withers, Tom Jobim, Jimmy Hendrix, Stevie Wonder, Freddie Mercury, así como de mis compatriotas Bola de Nieve, Polito Ibañez, Santiago Feliú, entre otros.  Hace poco caí en la cuenta que he preferido versionar canciones de artistas masculinos, casi inconscientemente para evitar las inevitables comparaciones, sobre todo porque no me gusta la competencia en el arte. Creo que el arte es tan subjetivo, es más bien solo cuestión de gusto y enfoque.

Tus canciones son como poemas y a veces como filosofía ¿Has escrito o publicado poemas?  

Confieso que sí, me encantaría publicar mis letras un día. Le tengo mucho respeto a la poesía y si bien no escribo con pretensiones poéticas, cuido mucho de mi lenguaje y de mi manera, trato mis letras como si lo fueran, sin más pretensiones que el desahogo de un lenguaje con fotos, pensamiento y ritmo propio. La poesía me fascina desde que Juan Ramón Jiménez, Vallejo y Martí me inundaron de sensibilidades y cuestionamientos. De ahí también un poco lo filosófico, además mi padre es Doctor en Filosofía, ¿será que me ha tocado de cerca?, (risas). Acepto que debe ser un poco así mi personalidad, un poco ilusa, sensible, terca, retórica y dialéctica.

Foto: Andrés Martínez

Foto: Andrés Martínez

MUSICA  CUBANA

Qué significa para ti, y ¿cuándo aprendes a tocar un teclado sin partitura?

En mi opinión, tocar sin partitura es el reflejo más directo de tus gustos e influencias musicales. Ahí se muestra la verdadera musicalidad del instrumentista, y a su vez, la libertad de la música. A pesar de que tenemos un alto nivel de formación clásica en los Conservatorios en Cuba, me encantaría que en Cuba hubiera una Cátedra de Música Popular, que estudiáramos el tratamiento de improvisación y dominio del instrumento desde este punto de vista. No soy jazzista, pero cuando salimos de la escuela comencé a aprender a tocar fuera de la partitura. Los hombres experimentaban fuera de las reglas de la escuela tocando “tumbaos” cubanos y canciones populares, y me preguntaba, ¿por qué las muchachas no? Esto fue como un cohete que me impulsó a comenzar a tocar sin partitura. 

¿Cómo sientes que reciben la música cubana fuera de Cuba? 

Japón fue mi primera gran experiencia tocando y cantando fuera de los escenarios cubanos. La música cubana es muy querida y seguida en Japón. Ser parte de llevarles nuestra manera de hacer música cubana también me satisfacía mucho. Hicimos un workshopde música cubana en el Tokyo College of Music y fuimos invitados por el Walt Disney Resort a ser parte protagonista del show principal en la noche de fin de año de 2008, llevando las canciones originales de las películas infantiles a versión en español y arregladas en músicacubana. ¡Aquello fue increíble!  

En 2011 pasé una temporada en México, D.F. trabajando y colaborando con varios músicos y bandas. Aprendí muchísimo de la vida del músico fuera de Cuba, teniendo en cuenta que para nosotros la música es nuestro modo de vida, pero en la mayoría de los países es un hobby.

¿Cómo llegaste a cantar en McAllen, Texas en los premios José Martí de la NAHP? 

Acababa de llegar ese año de Cuba y Cuban Artists Exchange, una compañía de intercambio cultural entre Cuba y Estados Unidos me invitó a tocar en la Gala del evento, a mostrar parte de la música cubana que quizás no es tan conocida como los géneros más tradicionales. No me gustan los estereotipos, nos encierran y mi música defiende esa visión, una música cubana fuera de lo que internacionalmente se conoce de nuestra música en cuanto a género y también en cuanto a imagen.

Me contabas que a veces te dicen que no pareces cubana, ¿qué sientes al respecto?

A veces me ha molestado que me digan que no parezco cubana, pero ahora ya lo tomo mucho mejor sabiendo que puedo ser la persona que le enseñe esa parte de “nosotros” que no conocían (risas). En el evento en los premios José Martí en McAllen, tuve el gusto de compartir con los alumnos de la Universidad allí haciendo un workshopsobre Música Cubana y tuve la gran alegría de descubrir la Revista Mujer, que, por cierto, ¡ganó varios premios!  

IMG_3126¿Qué sentiste al cantar en la apertura del Festival Internacional Havana World Music 2018?

Disfruté muchísimo estar representando la música alternativa cubana en la apertura de este festival. El HWM es un festival que he seguido como espectadora durante sus cuatro ediciones anteriores. Trae la música del mundo a mi ciudad, muestra el trabajo de artistas conocidos y de los no tan conocidos a nivel nacional y reúne a su vez, artistas y bandas internacionales de Australia, Puerto Rico, España, México, Colombia, Noruega y Francia, que el público cubano no conoce o que no han visto nunca en vivo. Atrajo a más de quince mil espectadores. La noche de apertura del 5to Festival, tuvo lugar en el Parque Metropolitano de la Habana, debajo de un gran y céntrico puente del Río Almendares.

ACTUACIÓN en TEATRO

¿Siempre te gustó la actuación? 

Siempre tuve esa curiosidad. Mi maestra de piano me relacionaba mucho con ejercicios de actuación para conformar el carácter de mi interpretación en las obras clásicas. También tomé clases de ballet desde los cuatro años, con mi querida maestra Dulce Marquéz, y de danza contemporánea. Actualmente tomo clases de inmersión en la actuación. Todo esto completan el conocimiento del trabajo en el escenario. La postura del cuerpo para comunicar y el control de las emociones para lograr el hecho artístico, ya sea tocar, cantar o actuar, todo lo veo como parte de lo mismo, de un gran “todo”. En el cine, se me iba la trama por estar imaginando el set desde la posición del actor y me perdía buscando la sensación de ser ese personaje en esa situación (risas).

¿Cómo empezaste esta nueva faceta artística?

Hace dos años, en Miami, un amigo me pide una canción de mi disco para el final de un cortometraje. En las conversaciones le dije que quería mucho hacer taller de Teatro, y así empezó todo. Empecé en una comedia musical, donde asesoré al director y a los actores en la música original. A punto de estrenarse la obra en Nueva York, la actriz principal tuvo que ausentarse y el director me pidió que actuara por ella, pues era el personaje con más carga musical y emotiva de la obra. Esta obra era “Lisístrata, Huelga de Sexo”, una adaptación de Yoshvany Medina a la obra de Aristófanes, la primera con tema antibelicista y con protagonista mujer del teatro griego. Por este trabajo recibí el Premio HOLA como Mejor Actriz Visitante en el Teatro Hispano de Nueva York en octubre 2017. 

¿Cuáles son tus planes ahora en cuanto música y teatro?

Actualmente me encuentro en mi Gira “Tour por La Habana”, con una serie de conciertos, filmaciones y promociones en los medios cubanos. En cuanto al teatroacabamos de terminar las funciones en Miami de “Federico y El Público”, una adaptación de El Público de Federico García Lorca. Estaremos con ella la segunda semana de septiembre otra vez en Nueva York. El Teatro me ha hecho conocer una de las ciudades que más me gusta, que me reta y ¡allá estaremos de nuevo!

Armando Vega Gil, el célebre músico mexicano y fundador de Guacarock en la década de 1980, presenció a Grettel actuando en La Habana y le dijo a La Revista Mujer que era “hermosa en el escenario, magnífica”, y nosotros en la Revista Mujer  después de ver su actuación en McAllen, estamos completamente de acuerdo. Sigue la música de Gretell en:

Facebook  – @gretellbarreiro
Instagram  – @gretellbarreiro
YouTube  – gretellbarreiro
SoundCloud – gretellbarreiro
Y mantente pendiente pues estrenará su canal de Spotify con su música ¡muy pronto!


Los Grandes Hits de Gretell

Gran ciudad: Tokio
Gran bebida: tequila reposado
Gran instrumento: el piano
Gran producto para piel: aceite de coco
Gran hobby: tejer – encuentra sus diseños en Gsings Handmade @gsigns_handmade
Gran comida cubana: la yuca en mojo y tamales cubanos
Gran superstición: Ninguna, pero ¡creo en las buenas energías!

ENGLISH

Share: