_MG_5505

Latinoamérica sobresale en el festival SXSW de videojuegos

POR LILIA DAVIS | FOTOS POR: OLIVER DAVIS 

Cuando la ciudad de Austin se ve desierta por las calles abandonadas por sus estudiantes de la universidad y la escuela secundaria debido a las vacaciones de primavera, ésta sufre una evolución -como los personajes en el juego de Pókemon– casi inmediatamente las calles se inundan con una ola de visitantes que vienen a disfrutar uno de los festivales más reconocidos nacional e internacionalmente de los últimos 30 años: South by Southwest o SXSW, como se le conoce comúnmente, lo que hace que la ciudad vibre, literalmente, durante esos diez días como nunca lo hace el resto del año.

El centro de Austin se inunda con olas de turistas de todo el mundo que vienen a SXSW para participar en una serie de actividades principalmente en la industria del cine, la música y la tecnología y para disfrutar del mejor clima del año en Austin, a fines del invierno justo antes de la primavera. En las calles, se pueden escuchar conversaciones en todos los idiomas imaginables, como alemán, danés, sueco, francés, portugués, noruego, japonés, chino, coreano y español. Este año, me llamó la atención un grupo de músicos con sus conversaciones en estonio, un idioma finlandés-ugrio hablado por personas que viven en Estonia. Todos hicieron esta peregrinación desde la región del Mar Báltico a ATX con la esperanza de celebrar y experimentar lo nuevo en todas las áreas de actividad creativa ofrecidas en SXSW, ya sea música, cine o tecnología.

Fotos por Oliver DavisEste año, por primera vez, se hizo un esfuerzo para traer representantes de la industria emergente de videojuegos en América Latina a SXSW. La Revista Mujer organizó un panel de representantes invitados de los mejores estudios de videojuegos en México, Argentina, Colombia y Brasil. Este panel se llamó “Visiones Emergentes: Estudios de Video Juegos en Latinoamérica”, abrió el festival con mucha energía y captó la atención de NBC News y NPR, quienes entrevistaron tanto a los panelistas como a La Revista Mujer.

Los videojuegos y el idioma español

Los miembros del panel se expresaron sobre los retos que han tenido que superar para crear sus videojuegos con éxito. Uno de ellos es la importancia del idioma español cuando se diseña un juego y cómo cambia la dinámica del juego al traducirlo a otro idioma. Martina Santorio, CEO y fundadora de Okam Studios de, como ella lo describió humorísticamente “el fin del mundo que es Buenos Aires” comentó que desafortunadamente “en estas situaciones se usa el español de CNN, un español que todos entienden pero nadie habla”. Martina es la presidenta de la Asociación de Videojuegos de Argentina.

Mujeres en videojuegos en América Latina

La contribución de la mujer en la industria fue un tema importante discutido durante la presentación. Jorge Morales, CEO y fundador de Larva Studios de Guadalajara, dijo que su estudio cuenta con casi un 63% de personal femenino. De hecho, el director general de video, arte y animación en el estudio Larva es una mujer. Este es el resultado de los esfuerzos de Jorge para organizar eventos en las universidades para invitar y motivar a las mujeres en la carrera tecnología y ofrecer empleo en esta industria. “Las mujeres aportan una nueva perspectiva al juego. México está viviendo en una era visual en la que es de primer nivel, tan sobresaliente como lo es Guillermo del Toro en el cine”, dice Jorge. Y agrega, “el propio Del Toro está desarrollando un videojuego propio, así como impartiendo Master Clases abiertas a todos en Guadalajara sobre los juegos mismos”.

LATAM Press photo 9Retos

Ana Ribeiro, quien llevó la antorcha olímpica en los Juegos Olímpicos de Brasil 2016, es la Directora Creativa del estudio de videojuegos de realidad virtual Arvore, proviene de la región noreste de Brasil, el “sertao”, una región llena de arbustos junto a hermosas playas pero en general una región económicamente muy pobre. Cuando era niña, no conocía a nadie que diseñara videojuegos ni siquiera a nadie que realmente jugara los juegos porque “nadie tenía televisión”, dijo Ana. Sin embargo, aunque la industria ha aumentado drásticamente, todavía se necesita un esfuerzo para jugar un videojuego, en su mayoría económico. El precio del producto oscila entre $ 100 y 400 dólares, a veces hasta 1,000.00. “Lo mejor de Brasil es que no nos damos por vencidos cuando nos enfrentamos ante obstáculos. Buscamos formas de solucionarlos, ese es el espíritu brasileño”.

Identidad cultural y los videojuegos

La identidad cultural es importante cuando se desarrollan nuevos juegos. “Tenemos juegos llamados “Tarahumara”,”Palenque” y otros juegos que incluyen la lucha libre mexicana, pero la lucha libre mexicana no es una experiencia que se vive de la misma forma en Colombia, por ejemplo. La gente debería darse cuenta de que todos los países al sur de la frontera no son lo mismo que Tijuana, nuestros países y culturas son muy diferentes”, dijo Jorge Morales. Jorge también expresó que la carga de trabajo de su estudio está asignada aproximadamente en un 80% desde los Estados Unidos y Europa. “Ellos saben que podemos hacerlo, y es la misma calidad que encontrarían allí”. El 20% restante se centra en México, “proyectos propios”, como él mismo lo explica.

“No se puede crear un juego con un fuerte frente cultural porque, dependiendo del país específico, no todos en América Latina lo entenderían”, dice Eivar Rojas, CEO y fundador de Efecto Studios en Colombia. “La cuestión cultural juega un papel importante, pero la referimos muy ligeramente cuando desarrollamos el juego y hemos tenido éxito con ese enfoque”.

LATAM Press photo 1

Futuro

Con respecto al futuro de esta industria, Martina Santoro expresa: “Hoy en día, más que nunca, existe gran accesibilidad y soporte de Internet para crear videojuegos en cualquier plataforma. La Asociación de Videojuegos de América Latina recién iniciada, se centrará en el fomento de esta industria en todos los países de América Latina. Todos nosotros, aquí en el panel ya trabajamos juntos regularmente, a pesar de trabajar y vivir en diferentes países. Siempre estamos en contacto con ideas y problemas”. Los videojuegos y la animación son una de las seis industrias de MICSUR, el Mercado de las Industrias Culturales del Sur.

Todos acuerdan en que los videojuegos llegaron para quedarse, y en América Latina están preparados para crecer y aumentar su fuerza, convirtiéndose en un nuevo medio de expresión con un camino hacia el futuro. Como Martina Santorio, de Argentina, describió el estado del desarrollo de los videojuegos: “es como en los viejos tiempos de las películas, solías tener que ir al circo, poner una moneda en un nickelodeon y ver una película en silencio y primitiva, ahora ¡mira todos los avances que se han hecho en el cine! Ahora bien, los videojuegos están ahora en la etapa de las películas en silencio, solo se puede imaginar hacia dónde vamos en el futuro con la realidad virtual, por ejemplo, y eso quizás sea solo el comienzo”.

Share: