Perfil

Kristina Carrillo-Bucaram Fully Raw

dsc_7095-copy

Por: Liliana Pérez Coymat
Fotos: Sofia Van der Dys

De descendencia libanesa por el lado materno y ecuatoriana por el paterno, Kristina Carrillo-Bucaram, de 29 años, nació y creció en Texas aunque se siente ciudad ana del mundo. Tiene tres compañías: una Cooperativa de productos orgánicos, una compañía de producción y comercialización de jugos y una compañía de medios (con la que acaba de publicar un libro y realiza todo su contenido online: página web www.fullyraw.com, canal de YouTube y otras redes sociales). Kristina, que se encuentra de gira por siete ciudades con su libro The Fully Raw Diet (la dieta totalmente cruda), está totalmente convencida y ha dedicado su vida a convencer a otros sobre los efectos de una dieta vegana y cruda (raw), no sólo en la salud física, sino en la mental y espiritual. Nos cuenta cómo fue el proceso de creación de la Cooperativa, que hoy tiene más de 52 mil miembros, y hacia dónde va con todos sus negocios.

book-cover-fully-raw

¿Qué querías hacer cuando eras pequeña? ¿Con qué soñabas?

Cuando yo era niña quería ser artista, hacía unos cuencos en cerámica. Hice muchos durante mi juventud pero ya no tengo mucho tiempo. Lo que hago hoy me encanta, pero algún día voy a volver a hacer cerámicas, me gusta mucho.

Hablemos de Kristina como empresaria, ¿Cómo empezó todo?

Cuando yo tenía 16 años me diagnosticaron diabetes y estuve muy enferma durante dos años. Entonces, a los 18 cambié mi dieta totalmente, empecé a comer vegano: sólo frutas, vegetales, nueces, semillas y eso era todo; todo crudo y natural. En ese entonces estudiaba arte en la Universidad de Rice y terminé siendo parte del Comité Ambiental, en el que decidimos empezar un mercado orgánico dentro del campus. Era muy pequeño, pero así conocí a seis agricultores y a un distribuidor. Así tuve la idea de crear la Cooperativa y con esos contactos la empecé. Después se llamó Rawfully Organic (crudamente orgánica). www.rawfullyorganic.com

¿En qué consiste, básicamente en cerrar la brecha entre agricultores y compradores de comida orgánica?

Sí, es quitar el trabajo de tener que pensar. La gente que quiere apoyarlos sólo tiene que comprar una caja semanalmente e incluir en ella lo que quiera. Todo es orgánico y local a un precio cómodo, para las personas que desean comer de esta manera de forma asequible.

¿Qué vino primero, la idea de negocio o la idea social de ayudar a estos agricultores?

Yo sólo quería alimentarme a mí y a mi familia, ¡fue puramente egoísta! (Risas).

Pero la Cooperativa es una entidad sin ánimo de lucro…

Sí, casi todo el dinero que entra va a los agricultores. Por ejemplo, la gente paga 47 dólares por la caja de frutas y vegetales y alrededor de 45 dólares va a los agricultores. El saldo va a pagar la renta del lugar, en fin… a los gastos administrativos. Entonces casi 100% va a los agricultores.

¡Qué bien! ¿Y cómo ha sido la experiencia de trabajar con ellos, ha cambiado en algo su vida?

Ellos son como familia para mí. Con algunos de ellos ya he trabajado durante 9-10 años, eso dice mucho. Uno de ellos tiene dos hijos y yo soy madrina de uno de ellos. Ahora tienen más tierra para crecer; cuando empezamos, uno de ellos tenía 10 acres de tierra (435 m2) y ahora tiene como 500 acres (21.750 m2). Sólo él trabaja exclusivamente para nosotros.

¿Cómo ha crecido la Cooperativa desde que empezó?

Cuando empezamos sólo teníamos como siete clientes, los atendíamos desde mi casa. Ahora tenemos como 52 mil miembros que han comprado durante los últimos 10 años. ¡Es muy loco!

co-op-boxes-3

¿Qué tanto potencial le ves al mercado de productos orgánicos?

Tiene potencial. La gente hasta ahora está despertando.

¿Qué falta para que despierten totalmente?

¡No lo sé! (Risas). Yo creo que es necesario cambiar esta sociedad… está terrible. Creo que todo está conectado: la gente que está muriendo, que tiene cáncer, diabetes, problemas del corazón, la gente que quiere matar a otra gente… Todo lo que está pasando en nuestra sociedad es reflejo de todo lo que estamos comiendo. No debemos comer carne, ni leche, ni animales. Tenemos que comer frutas y vegetales que tienen vida, que es comida sanadora para el cuerpo, comida que tiene amor; más comida integral, no comida que tiene sangre.

¿Cómo crees que la comida trae paz o violencia a nuestras vidas?

Cuando uno come comida como frutas y verduras, calma tu sistema, es comida que te ama de vuelta, que te brinda nutrientes. Es muy distinto lo que sale de ti cuando comes comida basura. Más aún, cuando comes algo que ha sido asesinado, ¡estás comiendo un cadáver, no te vas a sentir vivo! En cambio cuando comes algo que está vivo, que viene de la tierra, te sientes también vivo, unido a la tierra; en realidad sientes un cambio no sólo en tu parte física, sino mental y espiritual.

dsc_5978-2-1

¿Qué tantas opciones hay en Houston para comprar alimentos orgánicos?

Ha crecido sustancialmente. La mayoría de los supermercados tienen algunos productos orgánicos disponibles. En cuanto a los Farmer’s Markets es un poco más complicado, porque es muy costoso tener una certificación para poderse llamar “orgánico”, entonces muchos agricultores que no tienen el acceso a esa certificación se llaman “sostenibles” porque no usan pesticidas, que es lo mismo que orgánico sólo que no se pueden llamar así. De esos hay varias opciones en Houston.

¿Hacia dónde va la Cooperativa, cuál es el siguiente paso?

Seguir creciendo. Con el aumento de productos orgánicos disponibles en los supermercados representará un reto para nosotros, pero creemos que podemos seguir encontrando más formas de llegarle a la comunidad. La Cooperativa tiene que seguir creciendo en términos de gente que venga a comprar los productos, primordialmente para poder ayudarle a más agricultores. El siguiente paso es llegar a Dallas y de ahí veremos.

¿Qué ha sido lo más satisfactorio?

Ayudar a la gente. Mi vida ya es diferente, entonces la única cosa que me da esperanza cada día es poder ayudarle a otros a cambiar la suya, a despertar.

dsc_1992-1

¿Ser mujer te ha abierto o cerrado puertas?

Creo que las dos… pero nunca he pensado en esto. ¡A mí me encanta ser mujer! ¡Que se venga lo que venga! ¡Estoy lista! Y amo a las mujeres inspiradoras…

¿A cuáles por ejemplo?

Las mujeres que me inspiran más son mis amigas, le gente que tengo cerca, que conozco, que están haciendo cosas increíbles y que amo y apoyo.

¿Cuáles son los planes para Kristina y sus negocios?

Quiero abrir la tienda de jugos este año en Houston y posiblemente a final de año empezar a escribir mi segundo libro. Seguir dando conferencias y creciendo mi compañía de medios.

¿Cómo es vivir en Texas?

Me encanta Texas, es muy cálido: su gente, su clima, todo es cálido. Pienso que es mucho más fácil empezar aquí porque Texas todavía está virgen en este tema, apenas estamos empezando; por ejemplo Nueva York está ya muy desarrollado, entonces es un privilegio hacer negocios aquí.

¿Qué le dirías a una mujer joven, latina, que vive en este país y que tiene la pasión de hacer empresa?

Le diría que escriba lo que quiere hacer, su sueño y luego que escriba los pasos que necesita seguir para conseguirlo. Y cada día ver esos pasos y seguirlos lo mejor que pueda. Decirlos en voz alta y recordarse y prometerse a sí misma que lo puede lograr. Yo todavía lo hago, voy escribiendo nuevos y evolucionando con ellos

Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *