Perfil

¡Vaya con quesos! Dos Lunas – Quesos hechos con amor

doslunas1

Joaquín Avellán y su hija Electra nos traen una tradición de tres generaciones

Por Lilia Davis
Fotos Elis Avellan

La primera frase que surge en la conversación con Joaquín Avellán es: “Todos tenemos un acuerdo previo antes de llegar a la tierra, pero muchas veces no sabemos cuál es, hasta que empezamos a ejecutarlo”. Joaquín nunca pensó que llegaría a ser un quesero artesano con éxito. “Mi vida anterior era un caos en muchos aspectos. No conocí a mis hijas hasta que tuvieron 8 años de edad. Mi trabajo en la industria del cine me llevaba a muchos lugares y no tenía orden en mi vida, hasta que llegaron los quesos”, expresa Joaquín.

doslunas2

Venezuela

Todo empezó el día que el amor entre padre e hijo se refuerza cuando una circunstancia de la vida los reúne para  pasar un tiempo en la tierra que los vio nacer, Venezuela. En el año 2011, después de que su padre sobrevivió una cirugía grave del corazón en Houston, Joaquín lo ayudó con sus maletas y equipaje para regresar a Venezuela y restablecerse por completo ahí, en su casa, donde se dedicaba a hacer quesos en los faldeos de la cordillera de los Andes.

Durante ese tiempo, Joaquín ayudaba a manejar la empresa de quesos mientras que su padre se recuperaba en cama. Sin previa experiencia, pero con la determinación de hacer las cosas bien, y con la ayuda y las correcciones de su padre, “¡que fueron muchas!”, enfatiza Joaquín sonriendo, empezó a aprender y a iniciarse en los rituales de la preparación de un buen queso fresco, su favorito desde niño.

Austin

Cuando regresó a Austin, extrañaba el proceso de hacer los quesos, se despertaba a las cuatro de la mañana, como lo hacía en la finca de su papá, con la inquietud de ir a dar de comer a las vacas. “Tengo que hacer quesos aquí”, decía a su esposa. Así empezó haciendo quesos en su casa, hasta que un día, acumuló tanta producción de quesos, que no sabía qué hacer, fue al mercado de productores o Farmers Market en Austin, y en un solo día, ¡vendió todo!

Joaquín, sigue estrechamente la tradición de la receta de su padre, hasta al punto de tiempo para añejarse; siendo éste el primer obstáculo que tuvo, pues los reglamentos para quesos frescos en Estados Unidos difieren mucho de los de Venezuela, esta operación les requiere madurarse durante sesenta días. “Pero ¿cómo?, entonces ¡no van a ser quesos frescos!”, se quejaba Joaquín. Sonriendo dice que al fin aceptó y ese preciso detalle le ayudó a nombrar su empresa. Sesenta díasequivalen a dos ciclos lunares Así nace el nombre de su empresa Dos Lunas.

doslunas3

Electra Avellán y las mujeres detrás de Dos Lunas

Electra nació y creció en Venezuela. Cuando supo que su papá estaba empezando una empresa para hacer quesos en Austin, sintió un llamado muy fuerte de venir a ayudar a su papá. Sin más explicaciones dejó su vida en California, empacó todo y se vino a Austin. Fue un ajuste grande en lo económico, y en lo personal, pues su vida como actriz y modelo en California era muy diferente, pero se siente satisfecha de haber llegado y logrado esta empresa con su papá.

Como Gerente de Operaciones Generales de la empresa, Electra se encarga de dar atención a sus clientes, de surtir las órdenes de compras, de visitar a clientes nuevos y de actualizar la tecnología para dar más eficiencia a la empresa. También participa en el sector creativo junto con su papá, quien “me ha enseñado la importancia de seguir innovando y de procurar siempre contribuir con nuestra comunidad, siempre tomamos las decisiones juntos”, expresa Electra.

“Mis hermanas Elise e Isa trabajan con nosotros de manera creativa, son fotógrafas y directoras, nos ayudan a crear imágenes que mejor representan nuestros productos. A veces también trabajan con nosotros mostrando nuestros productos a clientes nuevos o haciendo eventos especiales.”

“Aunque la esposa de mi papá no trabaja con nosotros, ella es una gran razón por la cual hemos podido seguir creciendo”, dice Electra. Por su parte, Joaquín confiesa que “sin ella, no podría haber hecho esta empresa. Solo ella supo ver en mí el potencial que podría llegar a desarrollar haciendo Dos Lunas. Nadie más. He sido muy afortunado de estar rodeado de estas mujeres fuertes y bellas que siempre me han apoyado”.

Quesos Saludables

Antes de llegar a Austin, Electra sufría con problemas de salud del estómago. Seguido estaba en tratamientos médicos. Hasta que su papá le dijo, “hija, ¿porque no cambias tu dieta?” Después de tres meses, y de comer quesos que no tienen lactosa, Electra sanó casi por completo. “Nunca nadie me había dicho algo tan simple como cambiar mi dieta”, dice Electra, y los quesos tienen mucho que ver en esto.

Los quesos Dos Lunas son hechos con leche bronca (cruda) sin pasteurizar. Así que tienen todas las enzimas necesarias para poder ser digeridos completamente en el estómago. También ayudan a crear un ambiente saludable en el sistema digestivo porque contienen prebióticos y son de alto contenido nutricional.

Joaquín añade, “una buena comida, no es la que te impresiona en el mismo instante que la comes, sino que su verdadero paladar y bienestar lo recibes de 24 a 48 horas después de haberla ingerido.”

Aunque todos los quesos son diferentes y especiales, el Dos Lunas Clásico es el favorito de Joaquín. También tienen una variedad de quesos tipo Cheddar, con comino, con pimienta negra, con chipotle, muy deliciosos y recientemente empezaron la producción de una línea nueva de quesos con corteza, “La Cuevita”, añejados en una cueva creada por Joaquín, por ahora tiene cuatro: Susurro, Lágrimas, Aliento de Amante y Flor de Luna.

Electra recomienda comerlos solos, con pan o baguette, o rayarlos en un plato de comida caliente, como sopa, pizza, pescado, carne o pollo asado, verduras salteadas, tacos, en un sándwich o comerlos como postre, y ¡hasta mezclarlo con helado! Para una reunión informal los puedes cortar en cubitos y servirlos al lado con almendras o nueces también.

doslunas4

Vacas Felices

No podemos hablar de quesos sin hablar de las vacas que producen la principal materia prima: la leche. Joaquín ha encontrado las mejores vacas para sus quesos no muy lejos de Austin, en las Granjas en Schulenburg, Texas. La utilización de ganaderías cercanas es una de las claves de la calidad y la seguridad del queso.

Estas vacas cuentan con amplios pastos, donde pueden caminar y pasear libremente, alimentándose solo con productos naturales, orgánicos, sin insecticidas, sin productos modificados genéticamente. Su leche contiene una mayor cantidad de ácidos grasos, minerales y vitaminas. Ellos proporcionan la leche cruda directamente a Dos Lunas.

Joaquín dice que su papá en Venezuela trataba tan bien sus vacas al grado de ponerles música clásica para que escucharan y estuvieran relajadas y tranquilas. Eran unas vacas felices. En pocos años, Joaquín ha recibido muchos y grandes reconocimientos de las asociaciones de quesos en Estados Unidos, pero la que verdaderamente le llena el corazón es la aprobación de su papá, cuando vino a ver sus quesos en Austin. “Que mi propio padre lo apruebe, es el mejor reconocimiento que pude haber recibido jamás”, expresa Joaquín con orgullo.

Hecho con Amor

Joaquín dice que el primer ingrediente en sus quesos es intangible, como es el amor. “Mi papá, tiene una gran cualidad de comunicarse con el mundo, una sensibilidad para dar y recibir amor, todo eso lo transmite en su empeño y dedicación por preparar los quesos. Él es el único que toca los quesos con sus manos, y nadie más.Al terminar el proceso, transmite esa energía positiva”, expresa Electra.

“Pero todo esto no vino gratis”, comenta Joaquín, quien trabajó mucho en su persona para quitarse lo negativo y encontrar esa claridad personal que le llega ahora. Naturalmente a veces tenemos desacuerdos como socios en el negocio y más siendo padre e hija, pero después de terminar una discusión, siempre nos damos un abrazo. “Es una costumbre que refuerza nuestro respeto y nuestro amor familiar”, admite Joaquín.

Joaquín expresa que el amor es un sentimiento que hay que saber hacerlo nacer. Es una fuerza que nos mueve y conmueve a todos, es lo que hace cosas posibles. Hay que comunicarlo, cultivarlo y darlo; porque simplemente, para poder dar amor uno tiene que tener amor para dar.

Joaquín y su hija Electra te invitan a probar los quesos Dos Lunas, entra a su sitio web http://www.doslunascheese.com para ver la lista de restaurantes y supermercados donde los puedes encontrar o escoger de su gran variedad en http://www.doslunascheese.com/cheeseshop/

Síguelos en Facebook, Instagram y Twitter.

Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *